Liposucción por láser (lipoláser)

Laser lipo

La obesidad se ha convertido en una epidemia global, y por ello la apertura de centros de adelgazamiento por todo el país no ha sido ninguna sorpresa. ¡En muchas grandes ciudades hay no menos de 30 clínicas de lipoláser, que prometen ofrecer "pérdida instantánea de centímetros"!

Estas clínicas promueven la reducción de grasa y la pérdida de peso aparentemente sin ejercicio ni un procedimiento quirúrgico. ¿Se trata de algo demasiado bueno para ser verdad?

Emma Idowu de Medispa S10, que ofreció servicios de lipoláser en el Reino Unido, dice que para nada es el caso.

“La ciencia y la tecnología de ahora han hecho posible que se puedan perder centímetros sin la necesidad de una cirugía invasiva”.

Vamos a ver algunas de las ventajas y desventajas de estas técnicas, y en qué nos tenemos que fijar.

Liposucción con aspiración (liposucción tradicional)

Hasta hace poco, la modelación del cuerpo y la eliminación de grasa se venían haciendo a través de un proceso quirúrgico invasivo llamado liposucción.

Es un tratamiento muy efectivo para personas que tengan un tono cutáneo de regular a bueno y que quieran eliminar grasa, y es ideal para aquellos que en general están en buena forma pero que tienen áreas difíciles en donde se acumula la grasa. También es efectivo para eliminar grandes volúmenes de grasa.

El proceso se realiza bajo anestesia general o local, y conlleva un período para recuperarse de la inflamación y los moretones, con lo cual se podría necesitar pedir un tiempo en el trabajo.

Criolipólisis

Esta técnica es una opción no quirúrgica que consiste en la congelación de la grasa a una temperatura que provoca la muerte de las células adiposas del área. La máquina de criolipólisis absorbe la grasa de una zona en particular dentro de un dispositivo por un período de unos 45 minutos, y después el sistema linfático transporta la grasa y se deshace de ella.

Láser de nivel bajo (lipolisis por láser o ‘laserlipo’)

Esta técnica goza de bastante popularidad, y se anuncia en muchas clínicas y salones de belleza. Un láser crea un "agujero" en las células adiposas, causando que se desinflen, pero no que mueran.

Después, el sistema linfático se deshace de la grasa.

Los resultados son variados: algunas personas experimentan una buena pérdida de centímetros, mientras que otras, ninguna.

Cavitación por ultrasonidos

Esta tecnología dirige ondas de ultrasonidos hacia la capa de grasa, mientras que las ondas de sonido provocan que las células adiposas se calienten y mueran. Como la cavitación por ultrasonidos sólo se dirige a la grasa, los tejidos adyacentes no resultan dañados. El sistema linfático desecha de forma natural las células adiposas.

A no ser que se combine con otra tecnología, como la radiofrecuencia, se recomienda realizar ejercicio después, ya que la grasa tiene que ser transportada por el sistema linfático, para que este la pueda desechar. El mayor beneficio del ultrasonido es que realmente destruye las células adiposas.

Radiofrecuencia (RF)

La radiofrecuencia es una tecnología indolora que provoca un calentamiento profundo en la grasa, a la vez que aumenta la síntesis del colágeno, tersando los tejidos y mejorando el tono cutáneo. La radiofrecuencia aumenta la circulación sanguínea, lo cual a su vez reduce la celulitis y contribuye al drenaje linfático.

Combinación de ultrasonidos y de radiofrecuencia

Se sigue investigando en este campo, pero parece que una combinación de tecnologías es lo mejor para la modelación corporal y la pérdida de peso. Las personas que no eran muy aptas para una liposucción tradicional, por problemas de exceso de piel o piel caída, ahora tienen a su disposición una opción para eliminar la grasa a la vez que tonifican su piel.

Como efecto secundario, se puede producir una ligera rojez, que se va rápido. Por lo demás, se trata de un tratamiento con un riesgo muy bajo.